Explore Emerson
Seleccione un país
  • {{country.Text}}
Seleccione un idioma

Compresión adecuada de los terminales de cables

Antes de adentrarnos en los detalles de la tecnología de conexión, queremos proporcionarle algunos consejos sobre el procedimiento de la compresión para que sus conexiones sean seguras y duraderas.

Para obtener resultados limpios


Antes de llevar a cabo la compresión, se debe asegurar de que los componentes estén limpios. Es decir, retirar mediante un cepillado los cables para que no contengan virutas de metal y comprobar que los cables de aluminio no tienen una capa de óxido, que de lo contrario se tendría que eliminar. Por lo general, se debe asegurar de que no queden marcas de metal en el cable, ya que se podría producir una corrosión de contacto.


Con la ayuda de un pelacables podrá pelar el cable limpiamente. Tenga cuidado de no dañar el cable y asegúrese de que el largo de la pieza pelada sea al menos un 10 % más largo que la longitud del terminal de cable o del conector. Esto se debe a que el terminal de cables o conector se prolonga al prensar aproximadamente un 10 %. Por tanto, el pelado no debe ser demasiado ajustado.

Asimismo, asegúrese de que las matrices no estén dañadas o sucias. Estas deben contar con un perfil sin recubrimiento metálico.

Así realizará compresiones fácilmente a mano
Si los conectores y los cables están preparados, puede empezar con la compresión en sí.
Solo se podrá trabajar de manera profesional y limpia con los terminales de cables si se utilizan las herramientas adecuadas. Es decir, lo recomendable sería elegir el terminal de cable y la herramienta de compresión dentro del mismo sistema: el mismo fabricante del terminal de cable, del conector y de la herramienta. Unos componentes de herramienta bien adaptados y una compresión profesional evitarán resistencias de contacto elevadas y, con ello, aumentos de temperaturas, que en el peor de los casos pueden causar incendios.

La primera compresión en el terminal de cable se realiza siempre cerca del lado de compresión y luego en dirección del cable; en el caso del conector la compresión se realiza en el medio. De lo contrario, el material no se alargaría y se podrían producir grietas.

En el caso de los terminales de compresión la cantidad de las compresiones necesarias se indican conforme a la norma DIN 46235 en forma de marcas en el terminal de cable y conector. En el caso de los terminales de cables en tubo la cantidad de las compresiones se puede consultar en el catálogo.

Asegúrese también de que el proceso de compresión se realice hasta el final. Es muy importante realizar una compresión completa, ya que la compresión necesaria del material de compresión solo se alcanza al final de la fase de compresión. Solo de este modo se garantiza una compresión correcta.

¿Herramientas de compresión mecánicas o hidráulicas?

La herramienta de compresión es el elemento clave de cada proceso de compresión. Da igual que este proceso se realice de forma hidráulica o con la fuerza muscular: en la compresión de un terminal de cable se determina el grado y tipo de deformación a través de la herramienta o las piezas de desgaste de la herramienta de compresión. Solo las herramientas adaptadas de forma óptima al contacto permiten una alta calidad de la conexión.

Si para usted es más recomendable el uso de una herramienta de compresión mecánica o electrohidráulica, depende del área de aplicación. Las pinzas de compresión mecánicas de diseño compacto son ideales para secciones transversales medianas. Para secciones transversales más grandes es recomendable que utilice una herramienta hidráulica en la que se puedan intercambiar las matrices. Además, debe tener en cuenta el número de compresiones. Para un número mayor de compresiones es más recomendable el uso de herramientas hidráulicas que mecánicas. Las herramientas de compresión mecánicas de Klauke destacan sobre todo por sus muelas perfiladas sincronizadas, que se pueden ajustar a ambos lados de forma paralela con una sola mano. Además, en la rueda de ajuste se puede consultar la sección transversal adecuada en cada caso. Eso facilita la carga de trabajo considerablemente.

Mientras que en compresiones pequeñas y sencillas puede generar suficiente presión con alicates mecánicos, en compresiones de cables grandes hoy en día es habitual utilizar herramientas de compresión electrohidráulicas.

Las herramientas electrohidráulicas de última generación avisan con señales ópticas y acústicas si no ha alcanzado la presión de compresión necesaria. Las herramientas de compresión mecánicas de alta calidad cuentan con mecanismos integrados que garantizan una compresión completa.