Explore Emerson
Seleccione un país
  • {{country.Text}}
Seleccione un idioma

Forma de compresión: compresión hexagonal

Para aluminio y cobre: la compresión hexagonal según DIN 48083, Parte 4
La compresión hexagonal es un clásico entre las formas de compresión. En la práctica, es la más utilizada, ya que es adecuada tanto para conductores de aluminio como de cobre. En esta forma de compresión, los hilos de Litz individuales se deforman en una gran área horizontal.

La compresión hexagonal se aplica normalmente para terminales de compresión de cobre según DIN 46235 y terminales de compresión según DIN 46329 de aluminio. Además, con esta forma de compresión es posible comprimir cables con tensión.

La ventaja clara de la compresión hexagonal está en la aplicación de fuerza céntrica en el proceso de compresión, que se realiza de forma uniforme desde todos los lados y se obtiene así una gran superficie de contacto. Los diferentes hilos de Litz del cable se deforman en su totalidad uniformemente, sin resultar dañados.

El resultado es una buena estabilidad mecánica y una unión segura. Debido a esta compresión uniforme, la compresión hexagonal es adecuada también para los rangos de media y alta tensión.


La alternativa: compresión hexagonal dependiente del fabricante

Además de la compresión hexagonal normalizada, en el área del cobre se permiten también las denominadas compresiones hexagonales dependientes del fabricante para los tipos de cables según DIN 60228, Clase 2. Estas compresiones se han desarrollado especialmente para los terminales de cables en tubo ofrecidos. Por eso, es muy importante que siempre se recurra a un sistema específico del fabricante.


Libertad de elección: compresión ancha o estrecha

Dependiendo de la herramienta utilizada, puede usar la compresión ancha o la estrecha. Esto depende en gran medida de la sección transversal y la fuerza de la herramienta. Mediante la compresión estrecha es posible, por ejemplo, comprimir un terminal de cables en tubo de 300 mm² con una herramienta hidráulica a batería de seis toneladas. Para ello, sin embargo, hay que realizar más compresiones, lo que naturalmente requiere más tiempo. Por tanto, se debe considerar a conciencia la adquisición de esta herramienta, que debe estar adaptada al ámbito de aplicación.